Campamento Planta! 2019, multiplicar la huella (Segunda parte y final)

Continúan las historias del Campamento Planta!. Juan Carlos, tuvo la experiencia de vivir junto a 29 estudiantes de siete universidades cubanas cuatros días de intenso aprendizaje: liderazgo, gestión de proyectos, trabajo con comunidades, divulgación de la ciencia, ética científica, entre otros aspectos vinculados a la conservación de la biodiversidad.
Como parte de su Programa de Capacitación cada año, en el mes de abril, Planta! organiza un campamento extracurricular con estudiantes universitarios de toda Cuba.

Ayeli, la «turista»

«Cuando iba para la guagua me dije: “¿Qué voy a hacer cinco días en un lugar donde no conozco a nadie? Voy a virar para mi casa”. Al llegar al Jardín nos dijeron: “Los cuartos son mixtos, organícense como quieran”, y ya llevo cuatro noches durmiendo con alguien que no conocía» y parecía cómoda con la situación.


Quien habla es una muchacha dinámica y alegre. Estudia Turismo en una isla del Caribe que, como ella, desea conectar con todo el mundo. En este campamento no pasa desapercibida; jocosamente, alguna vez le han dicho «la turista».

Ayeli (a la izquierda) muestrea individuos de “caramelos carismáticos” en su primera experiencia como ecóloga.

«En las conversaciones al principio sentí cierto distanciamiento. Uno de mis objetivos al venir es demostrar que la actividad turística es una opción que puede ser sustentable e incidir positivamente en el desarrollo de una localidad. Que puede incluso ser definitoria para muchos ecosistemas que de otro modo no tendrían recursos para su conservación».


Ayeli había coincidido con Planta! en algunos eventos. «Conocía el nivel de los organizadores y los participantes, pensé no me iban a seleccionar. Mis conocimientos de biología son muy básicos y tenía miedo que me tuvieran que estar explicando todo el tiempo».


Sin embargo, se integró de tal manera que su equipo fue el que ganó el campamento, en gran medida por su novedosa visión de la conservación. Para ella la clave está en que «todo el mundo viene superabierto a conocer, a respetar todos los criterios».

«Aunque parezca raro, creo que en mi desempeño cotidiano si puedo hacer conservación. Al interactuar con decisores del sector del turismo puedo trasmitirles esta conciencia y eso también es hacer».

Ayeli González Reyes

Estudiante de Licenciatura en Turismo

Universidad de La Habana

Yo pienso en todo lo se podría hacer, desde el turismo, para salvar el aguacate cimarrón en Varadero y mi fe se renueva.

Drácula también está aquí

«Transilvania es un área protegida», dice la orden de esta nueva tarea. Nadie en el campamento ―ni el mismísimo Conde Drácula― se atreve a ponerlo en duda. En el escaso tiempo libre de tres intensas jornadas, cada equipo deberá desarrollar un proyecto de conservación al estilo de Planta!, pero con voz propia.

Ayeli y Jesús (a la derecha) forman equipo, tendrán que integrar opiniones para redactar un proyecto de conservación en cuatro días.

Tendrán que poner de acuerdo a todos los actores involucrados en el área: autoridades de gobierno, cooperativas, campesinos independientes, el sector turístico, una empresa forestal, los medios de comunicación… Esta mezcla de juego de roles e investigación científica integra todos los contenidos y exige la máxima implicación de cada miembro del equipo, pues la información se obtiene de manera fragmentada y solo cobra sentido en el debate, en la búsqueda de una estrategia común. Ninguno de los participantes sospecha que en realidad están haciendo un proyecto con información real de un sitio de Cuba. El juego tiene secretos, imaginación y lecciones, como toda buena fábula.

De cómo Jesús llegó a ser Míster Planta! 2019

Jesús es del mismo equipo que Ayeli. Cuando presentaron su proyecto de conservación me sorprendió que el punto de vista dominante era el de ella, siendo él un verdadero «nerd» de Biología y un amante de las plantas invasoras.

Jesús sueña con ganar un premio Nobel, pero le apasionan las plantas.

«Son especies muy competitivas, capaces de adaptarse muy rápido a nuevos medios. Me parecen geniales porque han desarrollado ciertas características que las hacen prevalecer. Las estudié en primer año en una revisión bibliográfica que presenté en un evento. Eso me hizo enrolarme con la Iniciativa y en las vacaciones me fui de expedición con Planta!».


Confiesa fríamente que le cuesta un poco integrarse, trabajar en equipo. «Pero me ha gustado como hemos engranado en el campamento, porque así es como se trabaja en la ciencia. Aquí se intenta estimular en las personas características que no poseen».


En la dinámica de las banderas cada equipo tiene que hacer la suya. A cada integrante se le invalida la capacidad que más domina para obligarlo a emplear otra y dar espacio a los demás. A Jesús le «invalidaron» la voz al cubrirle la boca con un pañuelo. Entonces se oyó más fuerte la voz de Ayeli y cambió la correlación de fuerzas.

Para Jesús (al centro) el mayor reto fue el trabajo en equipo.

Jesús cita a Napoleón cuando dice que después de haber sido General, jamás podría ser soldado. Yo sé que no es tan así: «Estoy haciendo prácticas de biología molecular en un laboratorio, y ahí todo es mayormente individual. Pero a la hora de hacer conservación sí necesitas un equipo. Si tienes un accidente en el campo, necesitas a alguien que te auxilie».


Quiere ganar un premio Nobel, pero en Biología no lo dan. Sin embargo, este muchacho nació con buena estrella: con más de la mitad de los votos fue elegido Míster Planta! 2019. Y es que el campamento también es una inmensa broma, una fiesta imparable. La última madrugada algunos no pudieron dormir. De nostalgia.

El campamento Planta! ha graduado a más de 230 «plantófilos» en sus ocho ediciones.

Últimas noticias

Robles entre tazas de café

Un proyecto de Planta! en las montañas del centro de Cuba devuelve la esperanza a varias especies de árboles raros. Ernesto nos cuenta el viaje de regreso de tres valiosos árboles al centro de la isla.

Leer Más >>