Conservación, evaluación y recuperación de Dendrocereus nudiflorus.

Dendrocereus nudiflorus, comúnmente conocido como aguacate cimarrón, es el cactus arborescente más grande de Cuba. Esta especie endémica crece en matorrales xeromorfos y bosques seco de áreas costeras del país. Sus grandes flores blancas y su enorme porte (hasta 13 metros de altura) lo distinguen de las demás especies de los ecosistemas secos de Cuba. Este cactus atrae la atención de la comunidad local y también de visitantes, promoviendo la conservación y restauración de las áreas en las que crece la especie. Cuando se encuentra florecido, Dendrocereus nudiflorus es además una fuente importante de alimento para murciélagos y polillas.

La población de este cactus está en decline debido a la urbanización y el desarrollo del turismo y la industria petrolera. Durante el 2017, nuestro equipo con ayuda local monitoreó 9 de las 12 subpoblaciones conocidas de Dendrocereus nudiflorus. Encontramos un total de 798 individuos adultos en las nueve subpoblaciones estudiadas. Adicionalmente, observamos que la recuperación natural de la población de Dendrocereus nudiflorus se encuentra limitada por el bajo reclutamiento de plántulas, de modo que la población envejece sin esperanzas de reemplazo.

Considerada una de las 50 plantas más amenazadas de Cuba, la conservación de Dendrocereus nudiflorus es parte de un proyecto de Planta! El proyecto tiene como objetivos el reforzamiento de las subpoblaciones de Dendrocereus nudiflorus con la participación de la comunidad local; el monitoreo del 100% de las localidades en las que ha sido referida la especie con vistas a buscar nuevos individuos y evaluar su estado de conservación; así como elaborar y divulgar un detallado plan de recuperación de la especie con el apoyo de los decisores.

Hasta el momento hemos podido monitorear cada localidad en la que se ha reportado la especie y el estado de conservación de cada subpoblación ha sido evaluado. Se han encontrado 772 nuevos individuos y se han descubierto 5 nuevas subpoblaciones. Se reportan nuevas amenazas, tales como la ocurrencia de fuegos, la presencia de especies invasoras, el pastoreo, el establecimiento de parques eólicos y la degradación del hábitat como consecuencia de la extracción de madera, construcción de hornos para carbón, entre otras. Además, se elaboró y divulgó un plan detallado de recuperación para la especie con el apoyo de los decisores.

Sin embargo, uno de los resultados más significativos del proyecto radica en las 1.144 plantas de Dendrocereus nudiflorus que han sido reintroducidas en su hábitat natural. La población casi ha duplicado su tamaño con estas plantas propagadas en viveros locales creados por el proyecto.

 

Aún queda mucho por hacer para restaurar el hábitat de este cactus y rejuvenecer sus poblaciones; pero todo parece posible para esta especie que acapara la mirada al primer vistazo como un llamado desesperado para conservarla.

Noticias relacionadas

El lujo de ver «en vivo» un aguacate cimarrón

por Edgardo Díaz
En el monte de Guajimico, junto a un sendero ecológico muy visitado por turistas, crecen 14 nuevos aguacates cimarrones. Un ejemplo de cómo este cactus gigante de nuestra flora puede recuperase al abrigo de una industria que ocupó parte de su espacio vital.

Leer Más >>

Un gran equipo no piensa en el fin

por Duniel Barrios
Voluntarios de Planta! que protegen dos valiosas especies de cactus en el oriente cubano se reúnen para poner en limpio sus resultados. Este encuentro «final», que es también siembra y fiesta, ¿podría alimentar nuevos sueños?

Leer Más >>

Viveros: semillas del futuro

por José Angel García-Beltrán
El amor por la conservación de los voluntarios de Planta! hace crecer todo un bosque. José Angel, Duniel y Sandy participan en la propagación de especies amenazadas en viveros de cuatro provincias orientales de Cuba.

Leer Más >>